9.06.2010

De viaje con niños: Países nórdicos I

El otro día vino Laura a la tienda y nos comentó lo bien que se lo había pasado de vacaciones con sus hijos en los Países Nórdicos, y nosotras, que seguimos 100% en nuestro afán de animar a los padres en la idea de que tener hijos no significa dejar de hacer aquellas cosas que te gustan, sino, incluír a tus pequeños en ellas, pensamos que era buena idea seguir recomendando lugares a los que viajar con niños, sin renunciar a conocer lugares interesantes y estimulantes. Así pues, dejamos que esta vez sea Laura quien nos cuente, porque nadie como ella para transmitir lo mágico de su viaje, que, eso sí, hemos partido en dos.
DE VIAJE POR LOS PAÍSES NÓRDICOS:
Somos una familia numerosa, como sabes, de esas que parece están en proceso de extinción, en particular en el centro de una ciudad como Madrid. Sabemos que somos un caso extraño y que lamentablemente hoy en día eres un bicho raro si con 31 años tienes 3 hijos ( 5, 3 y 1 ymedio). Siempre te toca  contestar que no soy de una congregación religiosa, que sencillamente me gustan las familias grandes. Pero en fin, es un placer pasar de ser un bicho raro en tu propio país a una persona totalmente desapercibida a 3000 kilómetros de tu casa. Eso nos ha ocurrido en Suecia.
Cuando dijimos a nuestros familiares y amigos que nos íbamos a Suecia de vacaciones. La pregunta en todos los casos fue la misma: con los 3 niños? Claro, con quien me voy a ir…. Con mi familia. No se entiende porque uno en vacaciones quiere complicarse con aviones, idiomas, visitas y demás, pudiendo quedarse en el apartamento familiar de la playa. Pero a nosotros lo que nos parece una tragedia es precisamente eso.
Tenemos unos amigos que son biólogos marinos y que nos animaron a conocer la zona. Es una parte de Suecia muy poco turística y eso enriqueció aún más la experiencia.

Encontramos unos billetes baratísimos con RyanAir a Oslo (rygge). Allí alquilamos un coche y bajamos hasta Stromstad al suroeste del país. Adjunto mapa
Ahí nuestros amigos tienen una casa ideal, bajita con jardín, donde los niños disfrutaron un montón. Lo usamos de campamento base para nuestras excursiones. Hay multitud de cosas para hacer con niños. Pero no solo cosas que les gusten a ellos. Lo verdaderamente interesante, es que hay multitud de cosas que hacer para que disfruten todos los de la familia. 
Destaco:
- TANUM. Muy cerca de nuestra casa, en Tanum hay un museo de la edad de bronce. Pero no es un museo al uso, sino al aire libre. Lo más importante a nivel histórico son las pinturas rupestres, pero para niños tienen multitud de actividades,: tiro con arco, manualidades, y te enseñan como vivían y trabajaban en la edad de bronce. Tienes casitas donde puedes entrar. Todo en un enclave increíble. 
-Los suecos son muy dados a frecuentar campings y acampada libre (que es legal en Suecia). Los campings son paraísos para los niños. Tienen una parte de playground para ellos , con juegos de agua, tirolina, castillos y demás. Mis hijos no daban a basto los pobres. 
-Cerca de Lisekil esta el zoo de Nordens Ark. Nada que ver con el zoo de Madrid, claro. Es rollo Safary. Los animales están sueltos y a veces tienes la buena suerte o no de verlos. Eso es la parte mala. Pero hay multitud de actividades para niños por el camino. Desde meterte en casitas tipo castor, hasta hacer competiciones de salto de longitud para ver a que animal te equiparas en la longitud de tu salto. Muy divertido. Tienen también una mini granja divertidísima. Donde puedes estar con los animales, tirarte por el granero, pintar o lo que quieras. Muy bonito. 
-En esta parte del país hay un montón de islas preciosas en medio de los fiordos. Una pasada. Fuimos a un par de ellas porque nuestros amigos son biólogos marinos y nos enseñaron “su oficina”. ¡¡¡Que envidia!!!! A los niños les encantó el ferry y los embarcaderos. Fuimos a Grundsun, un pueblito encantador. Los ricos noruegos por lo visto veranean aquí. ¡Que listos!

-Por esa zona hay muchas rocas y se pescan fácilmente cangrejos. Fue también muy divertido.
-Las playas que están por la zona suelen ser de hierba. El tema de la arena en estos parajes no se lleva mucho. Nos aconsejaron ir a una a la que accedimos a través de un bosque “el bosque de caperucita” como decía Darío. 
-También fuimos a un festival de folk que había por la zona y a los niños les encantó. Como es todo al aire libre se puede ir hasta con recién nacidos. También allí había cosas para niños. Teatro, pintaban las caras… y el entorno incomparable.  
 - Cualquier sitio donde vayas es chulo porque hay un parque, un embarcadero o sencillamente jugar en la hierba y hacer un piccnic. Cualquier cafetería perdida en un pueblo tiene cambiador y trona. El paraiso de una madre con niños pequeños.
-Lo más complicado fue sin duda el tema de las comidas. Martín (5 años) se acopló bastante bien a la nueva cultura gastrónomica. El hecho de cenar en casa también ayudaba. Pero los pequeños lo llevaron algo peor por lo que terminé haciendo purés y comida y llevándola en tapers a las excursiones. Cuidado también con el mundo del potito, porque allí se estilan con tropezones y los mios no querían ni verlos. La papilla del biberón también es diferente. Aconsejo llevarla desde España. 
-Viajar en coche es sencillísimo. Aunque todo está en sueco, está todo super bien señalizado y nosotros no nos perdimos ni una sola vez. En ese sentido me sorprendí bastante. 



3 comentarios:

  1. Constato la experiencia, el año pasado viajamos a Estocolmo y a las islas Äland con nuestras mellizas de año y medio y nos quedamos con ganas de quedarnos allí...a vivir!

    ResponderEliminar
  2. jo, suena genial, muchas gracias por este post!

    ResponderEliminar
  3. me ha encantado!!
    mis amigos viven en stromstad, ya fuimos hace 5 años y es espectacular. Ya tengo los billetes para irnos en septiembre.
    que ganas!

    Diana Y Juanma

    ResponderEliminar